La importancia del habla en el aprendizaje

Algunos planteamientos en relación a la importancia del habla en el aprendizaje son los siguientes (Cf. : Cullinan, 1993):

Los estudiantes aprenden a través del hablar. La apropiación de las ideas implica decirlas con las propias palabras. Los estudiantes (y toda persona en proceso de aprendizaje) formalizan los conceptos confusos cuando pueden traducirlos y expresarles en palabras. Esta expresión de los conceptos en palabras facilita su retención en la memoria. Los rótulos de los conceptos proporcionan asideros para poder manejarlos con fluidez.

El habla apoya la clarificación de los pensamientos. Douglas Barnes (1976) plantea al respecto: Hablar es el principal medio mediante el cual los estudiantes exploran las relaciones entre lo que ya saben y la nuevas observaciones o interpretaciones de la realidad que enfrentan. En el hecho cada uno de nosotros se habla a sí mismo para explicarnos nuestros pensamientos.

El habla ayuda a la comprensión. Los alumnos que hablan acerca de un tópico lo entienden mejor que los que no lo hacen. Generalmente, cuando se termina de leer un buen libro, se siente la necesidad de comentarlo. Estos comentarios reviven el agrado producido por una buena historia

y aumentan la comprensión de ella, gracias a la oportunidad de expresar las propias ideas y de escuchar otras. Así, el habla mejora y profundiza la comprensión.

Los estudiantes necesitan hablar antes de escribir. Las investigaciones sobre los procesos de escritura, muestran que los estudiantes mejoran su escritura cuando previamente comentan su contenido con sus profesores o con sus pares. Los estudiantes que comentan con otro lo que ellos desean decir, escriben más efectivamente que los que comienzan a escribir sin hacerlo.

Tomar la palabra frente a un grupo desarrolla la confianza del estudiante en sí mismo. El hecho de expresar sus ideas ante un grupo de compañeros interesado en escucharlo, es un poderoso medio para que el estudiante aumente progresivamente su confianza en sí mismo.

El habla abre una ventana al pensamiento de los estudiantes. Cuando los estudiantes hablan sobre lo que ellos piensan, el profesor puede desarrollar estrategias más efectivas para ayudarlos a desarrollar sus destrezas de pensamiento. Sus palabras pueden ser utilizadas como base para preparar sus subsiguientes experiencias de aprendizaje; es decir, pueden ser usadas como un andamiaje hacia su próximo nivel de pensamiento.

Los adultos pueden facilitar el desarrollo del lenguaje oral de los niños conversando con ellos y dándoles oportunidades para que se expresen libremente Gordon Wells (1985) sugiere las siguientes cuatro pautas para los adultos:

  • Hacer sentir a los alumnos que lo que dicen es digno de la más cuidadosa atención.
  • Empeñarse en entender lo que ellos dicen.
  • Considerar los significados expresados por el alumno como una base para lo que se le enseñará a continuación.
  • Al seleccionar y trasmitirte información, tomar en cuenta su habilidad para entender; es decir, para construir una interpretación apropiada sobre esa información.
%d bloggers like this: